.header {width:50%; float: left; margin:0 auto 2% ; } .header2 {width:50%; float: right; margin:0 auto 2%; }

jueves, 16 de marzo de 2017

" QUERONEA "



La ciudad de Queronea, abrazada por su propios muros, calla y contiene el aliento. El viento trae el olor de una tormenta lejana que todavía no se ha desatado. Pero los cuervos saben que está próxima, y se arremolinan en los cielos. El trigo se agita con el suspiro de los dioses, y en la orilla de ese mar dorado, una ola se alza, hecha del sonido de los cuernos y el relinchar de los caballos. La batalla ha comenzado


Este cómic –asegura su autora Laura Rubio- se centra en los hechos que tuvieron lugar en la batalla de Queronea, en el 338 a.C. Allí, se enfrentaron varias polis griegas como Atenas y Tebas contra el incipiente imperio de Macedonia”“Sin embargo –continúa- todo este contexto histórico es "solo" la excusa que uso para narrar paralelamente otro tipo de historia, más íntima y más emocional, pero tan brutal como la propia batalla. Me interesaban mucho más los conflictos individuales de los protagonistas que el conflicto general. Este último, corresponde a un solo lugar y época, pero los otros, se podría decir que superan tanto el espacio como el tiempo”.

“La batalla de Queronea –nos comenta la dibujante- me permitía adentrarme en un sinfín de temas muy potentes, que en este caso van asociados a la guerra pero también al amor: la identidad, el otro, el hogar, las relaciones con los demás... Sin embargo, creo que lo que terminó de decidirme fue la relación histórica y real entre enemigos, entre el rey de Macedonia y entre el batallón tebano. Esa es una de las claves del cómic”. 

Sin duda, lo más curioso del cómic es la participación en la batalla de ese batallón sagrado de Tebas, que estaba formado por 150 parejas de soldados amantes, lo que les hacía pelear con mayor fiereza (para proteger a su amante) y para vengarlo (en caso de que cayese en combate). “El Batallón tebano –aclara Laura Rubio- era en aquella época la mayor fuerza de élite, no solo de Tebas, sino quizá de toda la Hélade.”



FUENTE; RTVE.ES, GP EDICIONES